Karakai Jouzu no Takagi-san: Pasajes de un recuerdo que te regalan una sonrisa

Imágen obtenida de Shin-Ei Animation.

Karakai Jouzu no Takagi-san, conocida en Latinoamérica como “La maestra de las bromas Takagi”, es una serie anime de corte cómico que disfraza su verdadero género denominado “Recuentos de la vida”, una temática dentro del mundo del anime que ha sabido encontrar su nicho de mercado en estos días.  Esta es una obra original del Mangaka Sōichirō Yamamoto, quien en el 2013 comenzó a publicar la historia en formato de manga a través de la revista Monthly Shōnen Sunday; y que además en el 2018 tuvo una adaptación al anime a cargo del estudio de animación Shin-Ei Animation, cuya primera temporada estuvo conformada por 12 capítulos que se emitieron entre el 8 de enero y el 26 de marzo del mismo año.  

Como mencioné anteriormente, el género “Recuentos de la vida” es un tanto particular, ya que a diferencia de otros géneros dentro del anime; este no cuenta con un principio ni con un final. Además, no contiene elementos narrativos como un conflicto o un clímax propios de la mayoría de las producciones audiovisuales. Cabe señalar que, a pesar de esta falta de elementos argumentales, las historias pueden percibirse como pasajes de la vida de uno o varios personajes como si se tratara de sus recuerdos; por lo que a lo largo de cada capítulo se van a ir presentando situaciones cómicas que invitarán al espectador a pasar un buen momento.

La historia de este anime se centra en las vivencias de Nishikata y Takagi; dos jóvenes estudiantes de secundaria que viven en una de las tantas islas urbanas de Japón. La dinámica de esta obra gira en torno a Nishikata y sus intentos frustrados por hacer caer a la burlona Takagi en una de sus bromas, ya que desde que la conoció no ha dejado de ser víctima de sus geniales tretas. Sin embargo, a pesar de ser un anime de tono cómico donde las situaciones de burla son indispensables, este no presenta ni genera ninguna sensación de malicia o segundas intenciones, por lo que la considero como una obra sana y muy divertida.

Uno de los elementos a destacar de esta obra es que contiene bastantes paisajes y construcciones tradicionales de Japón. Al tratarse de una zona urbana alejada de la ciudad se pueden distinguir un tipo de arquitectura diferente que no se suele ver en cualquier anime. Entre los lugares que podemos contemplar se encuentran santuarios, colinas, lagos y construcciones que aportan y transmiten mucha paz y armonía; que a nosotros como espectadores nos invita a querer conocer y disfrutar de esos mismos lugares.

Algo que me sorprende mucho de este anime es que la ciudad donde viven los protagonistas se puede encontrar en la vida real. Es increíble que todas esas locaciones y ambientaciones tan llamativas y apacibles se encuentren en una ciudad de Japón llamada Tonosho, ubicada en Shōdoshima, una isla en Japón. Querido lector, a continuación, dejo el mapa de la ciudad para que puedas explorar las ambientaciones de las que tanto te he comentado. Muchas gracias por leer, un abrazo y buenas vibras.

Deja un comentario